viernes, 30 de enero de 2009

Say no more!

Compartir Mientras esperamos que la doña se venga con el plan canje de plasmas y DVDs para “el Carlitos” que quiera cambiar el suyo, podemos comentar un poco acerca de otros aspectos del gobierno que nos ha tocado en suerte. El brote antisemita al que nadie nunca hizo referencia, porque decirlo significaría estar a favor de Israel, y estar a favor de Israel es tan terrible como estar a favor de los Estados Unidos, (pero OJO! Hablo del Estados Unidos malo, el de la gestión anterior). María José Lubertino, la titular del INADI que sale al humo cuando un Mario Pergolini dice tonteras dentro de un contexto humorísitico, pero que tiene el tupé de decir que “Israel violó las leyes del derecho internacional” y ahora eso se le vino en contra, es una total desvergonzada; siempre creí que no tenía en la cancha a todos los jugadores pero ahora es una certeza: le falta la mitad del equipo y el arquero. Si un grupo de estúpidos se reúne para ir a escrachar a empresarios judíos, creo que no tiene nada que ver con un conflicto internacional y corríjanme si me equivoco. D’Elia es otra caja de Pandora, tiene zona liberada para obligar a ciudadanos a apoyar a un gobierno o para exigir repudiar a otro, pero lo cierto es que siempre termina impune y protegido por el oficialismo, aunque se encarguen de decir lo contrario. Pero es más que lógico viniendo de este país que ningún acto de este tipo sea condenable; si hacemos un poco de memoria y nos remontamos a mediados de 2008, cuando la misma Presidenta tildaba de gorilas, oligarcas y golpistas a pobres tipos, creo que más de uno entiende todo… Lo que más me preocupa es la capacidad de “no querer ver” que tiene el kirchnerismo al asegurar que “este modelo no pertenece a un sector político del país, sino que es el proyecto de todos los argentinos”; la frase repetida al cansancio por el General: “la única verdad es la realidad” paradójicamente nunca será tomada en cuenta en un gobierno peronista.

2 comentarios:

Hernán Haines dijo...

Desde su surgimiento, María José Lubertino ha sabido acomodarse para ocupar algún puesto en el poder. Estuvo con todos los partidos y hasta llegó a participar en un reality televisivo para lograr un escaño en la cámara de diputados (algo de lo que muchos no se acuerdan). Finalmente, alcanzó un puesto en el gobierno K. Sueña con ser intendente de Buenos Aires y presidente de la Argentina. Me pregunto si realmente está capacitada para reconvertirse con tanta facilidad. Me temo que no. Los hechos están a la vista.

piero.ARG dijo...

A la vista está que no sabemos ver, que miramos para otro lado y que de paso, nos jodemos a diario como si de eso se tratara ganar en este país. Te imploro seguí adelante y cuando puedas pegate una vuelta por mis opiniones.
De opinólogos esta motorizado el mundo, asi que ponete combustible y arrancá el pasto rogando que no se enteren los ecologistas. Saludos. Piero_ARG - http://atencionpresidentes.blogspot.com/