domingo, 29 de junio de 2008

Demasiadas pRetenCiones.

Compartir A tres meses y un poco más de haber dado a conocer el gobierno, la medida de las retenciones, el país atraviesa la misma sensación de incertidumbre que tenía al escuchar el primer discurso de la presidenta. A pesar de haber tomado la decisión insoportablemente lógica, de enviar las retenciones al parlamento, es cierto también, que fue con un importante grado de delay. El mito de la inflación y su relación directa con el paro del campo fue derribado, los precios siguen altísimos a pesar de que el mayor énfasis en el “golpe económico” puesto por el sector del agro, ha sido hace unas cuantas semanas atrás. El supuesto desabastecimiento ya no es tal. Lo cierto es que el carnicero del barrio no pudo vender durante tres días como máximo, un margen de tiempo que sin duda no le costó su carnicería, y menos aún, no hizo peligrar el futuro de su familia. La señora, tuvo que comer pollo durante dos días, y el aceite se debió racionar un poco más, pero no tanto más de lo que se viene racionando desde hace unos años debido a sus costos; lo que pretendo resaltar es que en ningún rincón de las ciudades hubo un desabastecimiento tal, que haya puesto en riesgo el “de aquí en adelante” de una persona. Los medios se hubieran hecho eco de eso en el primer minuto, acaso no es eso lo que se vende cuando faltan algunas noticias deprimentes?. Si el campo realmente extremaba las medidas, es incontable la cantidad de dinero que hubiera dejado de ingresar en concepto de retenciones. Ahora, lo verdaderamente preocupante y alarmante son las pérdidas millonarias de empresas que dan trabajo a miles de trabajadores, y que a la vez movilizan en un grado más que alto la economía en forma de capital fijo e insumos varios. Los fertilizantes tienen tiempo límite de expiración, no sirven para la siguiente cosecha, por otro lado las cosechas no se realizaron en tiempo y forma, el laberinto financiero en el que está inmerso el productor hoy día, merece mayores y mejores análisis que la falta de carne durante dos o tres días, repito esto para que pueda advertirse la magnitud del problema. La disminución del poder adquisitivo, no es producto de un proceso reciente, tiene historia y muchas causas falaces. La inflación no tiene relación con el conflicto del campo, la inflación es la manifestación directa de intervención mal organizada, como sucede con cualquier intento de planificación que se pretenda llevar a cabo. Ayer, hoy y siempre, tendrán los mismos problemas aquellos que se consagren a la omnipotente misión de ser el gran justiciero y los efectos están resumidos en la pobreza. Los únicos que pagan por este tipo de políticas, paradójicamente, son los que menos tienen. Resumiendo un poco, nos damos cuenta, que no hay posibilidad de progreso cuando el plan asistencial del gobierno se transforma en el ingreso de todos los meses, y peor aún, cuando la única posibilidad con la que cuentan, es boicoteada por un gobierno corrompido por un par de monstruos resentidos, mediante la aplicación de políticas confiscatorias y que nada tienen que ver con un verdadero plan de crecimiento económico. Es hora de elegir de qué lado queremos estar, del lado de los que trabajan y se esfuerzan por superarse cada día, o del lado de los parásitos que pueden vivir de aquí hasta su muerte sin tener que trabajar, gente que puede dedicarse a pensar en aumentar su propia fortuna, a costas de aquél que decidió emprender un camino con más riesgos que certezas, pero que al fin y al cabo decidió emprenderlo. Recurriendo un poco a la historia e invocando a Cicerón, con una frase muy apropiada para la situación: "¿Hasta cuándo, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia?, ¿Por cuánto tiempo se burlará de nosotros este furor tuyo?, ¿Dónde estará el final adonde se lanzará tu audacia desenfrenada?" No olviden que la oposición tiene una tendencia fuerte hacia el golpismo… Somos de lo peor, es por esta intolerancia que nos caracteriza que aún siguen ahí, y todavía pueden llenarse la boca hablando de democracia.

3 comentarios:

moaban dijo...

Cualquier persona en Argentina que llegue a un puesto tan alto como el legislativo, obviamente es porque su personalidad es corrupta y facilmente puede tornar sus ideas hacia un lado o hacia el otro, de donde venga la dadiva mas importante. Por lo tanto, considero que los legisladores van a terminar aceptando votar la resolucion 125 tal como esta debido al tipo de personalidades con las que nos encontramos alli: son todos traidores, son todos facilmente "borocotizables". Esa es la triste realidad de nuestra patria: somos un pueblo trabajador manejados por zanganos.

El liberal dijo...

El problema está en que estos diputados no representan a nadie, por eso se mueven más por los cambios de opinión de los gobiernos que de la sociedad. El ejemplo más claro es el de la provincia de Buenos Aires, 70 diputados que no representan a ningun distrito en particular, la mayoría llega por listas sábanas, o sea, pueden hacer cualquier cosa porque saben que su reelección no depende de los ciudadanos de un distrito sino de las autoridades del PJ que arman las listas. Aunque incluso en el caso de la Pcia. hay diputados que valen la pena, muy respetables, caso de Adrián Pérez, Pinky, De Narváez.

Rolo Raffo jr dijo...

liberal, la explicacion es muy sencilla, tenes una idea de los diputados que le deben favores a K, en santa fe Agustin Rossi, era un triste concejal de rosario,(y encima del frepaso) y de ahi salto al congreso porque nadie queria arriesgarse alla por el 2003.
por esta razon, politicos como Obeid, o Reutemann, y F. Sola, tomaron distancia, son gente que ya tienen un buen aparato de poder en sus provincias, algo que supo hacer K, es saber meter dentro del congreso gente joven y con muy poca trayectoria politica, como rossi, Donda, o Pasini, que son quines defienden la gobierno a muerte, aun a costa de traicionar sus verdaderos ideales de lucha.
en una palabra, el capitalismo triunfo por sobre el comuniso, quienes dicen ser de izquierda tienen por objetivo la acumulacion de capital jejejje
si marx se levantara de su tumba, se daria cuenta que su pensamiento es solo eso, un pensamiento, porque ni el regalaba sus libros